Salud ¿Por qué comer poco prolonga los años de vida?

¿Por qué comer poco prolonga los años de vida?

El envejecimiento puede retrasarse gracias a una escasa y variada alimentación


La ciencia ha vuelto a sorprender a la sociedad mundial tras demostrar que el hecho de llevar una vida sana basada en una alimentación escueta prolonga los años que puede llegar a vivir una persona.

Tras realizar una serie de experimentos con animales, los científicos han demostrado la certeza de esta teoría. El ser humano puede vivir un total de nueve años más en caso de reducir la cantidad de alimentos que suele consumir habitualmente, principalmente los que son ricos en calorías.

Las ventajas no solo van relacionadas a la edad, sino que también benefician a la salud de la persona. El riesgo a padecer enfermedades como el cáncer o el alzhéimer también se ve reducido gracias a esta especie de estrategia.

La ciencia en la alimentación
Fuente: shutterstock

Hablan los expertos

Uno de los investigadores confirmó el hecho de poder trastocar positivamente el metabolismo de un ser humano con la reducción del consumo de productos calóricos. De hecho, este acto generaría el atrasamiento del envejecimiento de una persona.

La acción de reducir la ingesta de calorías no solo prolongaría la vida sino que también permitiría tener un gran estado de salud. A la reducción de las posibilidades de sufrir una enfermedad se le añade el mantenimiento de una vida sana y duradera que hace más cómoda la existencia.

Una científica del instituto de estudio biológico del Salk destacó que en el deterioro corporal se produce una grave alteración del sistema inmune que vuelve más vulnerable al organismo. Es por esto por lo que una persona de edad avanzada cuenta con más probabilidad de sufrir una enfermedad crónica. La opción de poder reducir este deterioro con la escasez alimenticia facilita el cuidado de esos problemas de salud.

Se vive más si se consumen menos calorías
Fuente: shutterstock

Dificultades

Los principales obstáculos que se plantean ante esta teoría se basan principalmente en el hecho de poder verificar la misma. Lejos de la realidad, resulta muy complicado poder seguir la dieta de cientos y miles de personas de forma eficaz. Uno de los remedios sería observar a varios sujetos de una edad mediana (unos 50 años) que se ofrecieran como voluntarios para poder ser estudiados durante al menos 20 años.

Aunque no se haya demostrado con certeza esta idea, lo que si ha quedado muy demostrado es que el hecho de que comer poco y sano mejora bastante las condiciones saludables de una persona. Bien es cierto que el ser humano tiende a excederse mínimo una vez por semana con alimentos excesivamente calóricos, pero por norma general se aconseja no abusar de estos pequeños y contundentes pecados.

La arteria aorta y las células de la grasa juegan un papel fundamental en este proceso. Ambas son protagonistas de forma positiva a la hora de suprimir la ingesta de altas calorías que puedan afectar al envejecimiento sano del ser humano. El reciclaje de células puede tener un papel secundario que resulte ser esencial a la hora de mantener un buen estado. Esto puede conseguirse con ayunos intermitentes que eliminan las grasas más acumuladas y reducen el riesgo calórico.

No a las calorías
Fuente: shutterstock

Controversia en la Redes Sociales

Los usuarios de las redes sociales, concretamente en Twitter, se han hecho eco de la noticia y no han tardado mucho en mostrar su postura. Exhibiendo todo tipo de opiniones, la mayoría de las respuestas van dirigidas hacia una especie de críticas poco constructivas acerca de esta investigación.

A pesar de que sea cierto que comer menos causa varias ventajas en el ser humano, muchos no estarían dispuestos a sufrir esta penitencia a largo plazo. «Me queda poco tiempo de vida», «Mejor vivir menos pero bien comido», o «Seguro que viviré muchísimo porque como demasiado poco» son algunas de las frases que algunas personas han dedicado a través de sus cuentas mostrando su cómica reacción.

Por otro lado, algún otro usuario ha preferido cuestionar la teoría y debatirla con ciertos argumentos: «No se trata de comer poco, sino de comer sano. Si cortas los carbohidratos refinados (harina, azúcar, patatas, arroz, fideos, etc.) puedes comer más cosas ricas (carnes, huevos, quesos, y ensaladas) en mayor cantidad».

Por último, como no podía ser de otra manera, algún que otro usuario ha criticado duramente el trabajo de los científicos: «Que se lo digan a los de Yemen»; «Pero si solo lo han probado con animales, ¿cómo va a ser cierto?». Todos estos se han basado en argumentos muy poco razonables como el hecho de haber realizado los experimentos solo en animales, o incluso otros más extremistas dirigiendo la mirada a países del tercer mundo.

Críticas redes sociales
Fuente: shutterstock

Por si te interesa…




Te puede Interesar

 

- Advertisment -